La Procesión del Silencio inundó de fervor y misticismo, las calles del Centro Histórico de SLP [Fotogalería] Reviewed by Momizat on . Paco Ramírez/SLAT San Luis Potosí, S.L.P.- Las adoquinadas calles del Centro Histórico se fueron llenando de miles de personas y de silencio, silencio que solo Paco Ramírez/SLAT San Luis Potosí, S.L.P.- Las adoquinadas calles del Centro Histórico se fueron llenando de miles de personas y de silencio, silencio que solo Rating: 0
You Are Here: Home » Destacadas » La Procesión del Silencio inundó de fervor y misticismo, las calles del Centro Histórico de SLP [Fotogalería]

La Procesión del Silencio inundó de fervor y misticismo, las calles del Centro Histórico de SLP [Fotogalería]

La Procesión del Silencio inundó de fervor y misticismo, las calles del Centro Histórico de SLP  [Fotogalería]

Paco Ramírez/SLAT

San Luis Potosí, S.L.P.- Las adoquinadas calles del Centro Histórico se fueron llenando de miles de personas y de silencio, silencio que solo fue interrumpido por los golpes al cuero del tambor de los Guardias Pretorianos, que fueron a tocar la puerta del Templo del Carmen, para que diera inicio la edición 66 de la Procesión del Silencio.

Trompetas y tambores irrumpieron después en el silencio, enmarcado en el misticismo y el fervor religioso de esta procesión en la que más de dos mil penitentes o cofrades marchan a paso lento, mientras las saetas españolas con ese tono de lamento acompañan el andar de quienes la noche del viernes santo, acompañan al Cristo en su camino a la crucificción y a la Virgen pesarosa, por la muerte de su hijo.

Este andar que en 1953 iniciaran los Frailes Carmelitas, con un grupo de toreros y aficionados taurinos, apenas por algunas calles aledañas al convento Carmelita y La Alameda, hoy recorre más de dos kilómetros, por más de dos horas, con nazarenitos y macarenitas, penitentes, macarenas, encapuchados, charros, indígenas, toreros y novilleros, así como costaleros, que llevan a hombros las pesadas andas, con las imágenes que representan pasajes del suplicio vivido por Jesús hasta su muerte.

Miles de personas en silencio observan el andar de cada una de las cofradías, por la ruta procesional, con su paso lento, marcado por el golpe del tambor y el sonido de las trompetas, con cadenas en los pies, con cruces a cuestas, iluminando la negra noche con velas.

Una vez más, como a lo largo de 66 años, el Centro Histórico se convirtió en una gran capilla ardiente, donde el fervor, el dolor y la religiosidad se unen en una escena incomparable, que solo se vive de esta forma en San Luis Potosí y que por eso es ya parte del patrimonio de los potosinos y el principal atractivo de la Semana Santa.

Las Cofradías, salientes del Templo del Carmen avanzaron por la calle de Villerías, Universidad, Vallejo, Galeana, Independencia, Carranza, Aldama, Jardín Hidalgo y Manuel José Othón, para regresar al punto de partida.

Después de las Cofradías y el paso de cada una de las escenas que representan el camino de Jesús hacia su muerte, salió en andas la Virgen de la Soledad, imponente y dolorosa, iluminada por cientos de velas que muestran su rostro lleno de lágrimas, causadas por la muerte de su hijo en la cruz, escoltada por su cofradía y cargada por decenas de costaleros, que llevan en su espalda todo el dolor de una madre que ha perdido a su hijo.

Tras ella, cientos de personas la acompañan a su paso, sumándose a su dolor, en medio del silencio que priva en las adoquinadas calles del Centro Histórico de San Luis Potosí.

Todo material literal o grafico es propiedad de San Luis A Tiempo y no puede ser usado bajo ninguna circunstancia. © 2016 Derechos Reservados.

Scroll to top