Histórico 8M, la marea morada se apropió de las calles de SLP Reviewed by Momizat on . - Miles de mujeres salieron a las calles a protestar por la desigualdad, inseguridad, violencia y feminicidios. Redacción/SLAT San Luis Potosí, SLP.- Y fue ento - Miles de mujeres salieron a las calles a protestar por la desigualdad, inseguridad, violencia y feminicidios. Redacción/SLAT San Luis Potosí, SLP.- Y fue ento Rating:
You Are Here: Home » Destacadas » Histórico 8M, la marea morada se apropió de las calles de SLP

Histórico 8M, la marea morada se apropió de las calles de SLP

Histórico 8M, la marea morada se apropió de las calles de SLP

– Miles de mujeres salieron a las calles a protestar por la desigualdad, inseguridad, violencia y feminicidios.

Redacción/SLAT

San Luis Potosí, SLP.- Y fue entonces que las mujeres se apropiaron de las calles, esas que les habían sido arrebatadas por el miedo, por la violencia, por la inseguridad, por las desapariciones y los feminicidios.

Y fueron las colectivas y las organizaciones, pero también las estudiantes, las niñas, las madres, las abuelas, miles de ellas que llenaron con una marea color morado el Centro Histórico de San Luis Potosí.

La emblemática Plaza de Armas fue el punto de partida, el sol caía a plomo como suele hacerlo en territorio potosino, pero la convocatoria lo opacó, la brillantina lo reflejó y la caravana fue deslumbrante.

La columna partió por la Calle de Madero y se expresó, con rabia con enojo, por supuesto, pero firmes y dispuestas. “Con todo menos con miedo”, fue lo primero que retumbó entre las paredes de cantera. “Señor, Señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”, fue el llamado a quienes a su paso las observaban.

Pañuelos morados, verdes, rojos, vestimentas negras y moradas, avanzaron las primeras cuadras y llegaron las primeras pintas en el Instituto de las Mujeres y la sede del Arzobispado, ahí plasmaron su enojo, su preocupación y su impotencia, por los abusos y por las desapariciones.

La sede de la Dirección de Pensiones, también tuvo su reclamo en pintura, por ser parte del “Estado Opresor”. Pero eso era lo menos importante en la columna de extendían lonas, pancartas y letreros para exigir justicia por Cecilia, por Karla, por Patricia… y por Ana, por María, por todas las que ya no tienen voz para protestar, una madre marchaba flanqueada por varias jovencitas portando una pancarta que decía: “No se si mi hija pudo gritar. Por eso yo grito por ella”.

Al paso por la Casa de Acción Católica, ya en la calle de Independencia, también hubo pintas contra la pederastia y su encubrimiento. Ahí se fueron sumando más y más mujeres, mientras algunos hombres acompañaban a distancia a sus hijas, esposas o novias, que iban en la columna que seguía alargándose por varias cuadras.

La Calle de Guerrero, desde Independencia hasta Escobedo fue insuficiente para albergar todo el contingente. En el Jardín Guerrero, un grupo de personas se confrontó con las mujeres que realizaban pintas, tras algunos jaloneos, la marcha siguió su camino.

El camino a la Fiscalía siguió por la Calle de Los Bravo, luego Juan Sarabia y Eje Vial, hasta la sede de la Procuración de Justicia, donde fue colocado un gran moño negro y los nombres de las más de 100 víctimas de feminicidio de los últimos años, de nueva cuenta las pintas complementaron la protesta, por la falta de justicia para las mujeres que de una u otra forma han sido violentadas.

El pase de lista a las mujeres ausentes y la exigencia de justicia, a un organismo que le ha quedado a deber a las mujeres potosinas, pero principalmente a las asesinadas y violentadas, fue un gran momento de impotencia de las marchantes y quiénes acompañaban la caravana.

El camino siguió con rumbo a la Plaza de los Fundadores, a su paso por San Juan de Dios, una mujer quiso impedir pintas en el templo, una nueva confrontación se dio y tras una mediación el largo contingente siguió avanzando.

La llegada al Edificio Central de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, fue el momento más álgido de la marcha. La marea morada se ensanchaba de lado a lado de la calle de Álvaro Obregón y mostraba su poderío con su larga cauda de enojo que se manifestó contra la sede universitaria, “No somos una, no somos dos, somos un chingo, pinche Rector”, acompañado de “la Uni no me cuida, me cuidan mis amigas” y el “fuera acosadores de la Universidad” acompañaron la catarsis.

Y aunque hubo quienes dentro de la misma marcha quisieron defender el edificio y evitar los daños, confrontándose con las que a eso iban, no pudieron, el saldo vidrios rotos, pintas y huevazos al edificio además de sellos de clausura “por atentar contra los derechos humanos e integridad de las mujeres en San Luis Potosí”.

La marcha siguió dejando a su paso más pintas en templos y edificios religiosos, hasta llegar a Reforma y volver por Carranza rumbo a Plaza de Armas.

Nunca cesaron los gritos las consignas, esa marea se movía constantemente y parecía que por momentos se partía se desintegraba, pero volvía a tomar fuerza y seguía avanzando.

El regreso al Congreso fue para plasmar en su fachada las consignas a decidir sobre su cuerpo, a exigir al Congreso que se legisle y se haga ley su petición. Entonces la marea cambió de forma, se fue acomodando alrededor del edificio legislativo y al centro ardió fuego, mientras seguían las consignas exigiendo seguridad, no al acoso, ni al abuso y no a la violencia.

Las experiencias personales al micrófono fueron respondidas con los “Yo sí te creo” y “no estás sola”.

Fue ahí que la marea comenzó a dispersarse entre la Plaza de Armas, entre las calles de adoquín y cantera, pero seguía presente en todo el Centro Histórico y avanzaba hacia las casas de cada una de las participantes en esta histórica marcha del 8M 2020.

Y es que fue el día que las mujeres se apropiaron de las calles, esas que les habían sido arrebatadas por el miedo, por la violencia, por la inseguridad, por las desapariciones y los feminicidios.

Todo material literal o grafico es propiedad de San Luis A Tiempo y no puede ser usado bajo ninguna circunstancia. © 2019 Derechos Reservados.

Scroll to top