DEL OTRO LADO DEL MURO… Reviewed by Momizat on . NUESTRA PROPIA PEL√ćCULA DE FICCI√ďN   Por: Ana Reed   Como se dice en M√©xico, el coronavirus est√° hasta en la sopa. Muchas amigas me han llamado para p NUESTRA PROPIA PEL√ćCULA DE FICCI√ďN   Por: Ana Reed   Como se dice en M√©xico, el coronavirus est√° hasta en la sopa. Muchas amigas me han llamado para p Rating: 0
You Are Here: Home » Opini√≥n » Columna del D√≠a » DEL OTRO LADO DEL MURO…

DEL OTRO LADO DEL MURO…

DEL OTRO LADO DEL MURO…

NUESTRA PROPIA PEL√ćCULA DE FICCI√ďN

 

Por: Ana Reed

 

Como se dice en M√©xico, el coronavirus est√° hasta en la sopa. Muchas amigas me han llamado para preguntarme si es cierto lo que dicen en las noticias, as√≠ que hoy quiero platicarles c√≥mo las cosas han escalado ac√° y lo que ha pasado en la √ļltima semana.

 

Desde diciembre se ha escuchado acerca de este virus, yo me enteré por memes porque obviamente hacían alusión a la cerveza y quedarse en casa. Aunque ya se había empezado a propagar el virus y se había declarado pandemia mundial. La arrogancia de nuestro presidente hizo que nos confiáramos; que lo viéramos desde lejos, como se ve una película de terror o ciencia ficción.

 

Los t√≠tulos que dominaban las noticias, hace dos o tres semanas, eran principalmente los resultados de las campa√Īas pol√≠ticas. Y aunque ya se hablaba m√°s de los casos de la enfermedad en Italia y Espa√Īa, hace exactamente una semana estall√≥ la bomba y ‚Äúme cay√≥ el veinte‚ÄĚ.

 

Yo personalmente iba a hacer un viaje el sábado pasado, pero ese jueves recibí un email avisándome que por cuestiones del coronavirus se cancelaba. Una hora más tarde recibí una llamada en donde me comunicaban que el personal del lugar en donde tenía cita ese mismo jueves, había llegado recientemente de un crucero y me daban la opción de aplazar mi cita dos semanas a pesar de que nadie en esa oficina se sentía enfermo.

 

M√°s tarde me enter√© de que el gobernador de Ohio y Maryland hab√≠a cerrado las escuelas por tres semanas y que la universidad m√°s grande del pa√≠s, Ohio State University hab√≠a cerrado sus clases presenciales, limitando a sus estudiantes a s√≥lo clases en l√≠nea. La gobernadora de nuestro Estado vecino Kansas anunciando que los estudiantes de todo ese estado no podr√°n regresar a la escuela por lo que resta del a√Īo escolar. Las ligas deportivas nacionales cancelando sus juegos. Los festejos del d√≠a de San Patricio que se celebraban el 17 de marzo cancelados, y la lista sigue y sigue.

 

A medida que iba escuchando las noticias ese jueves, me di cuenta de que no era una exageración, que la ficción había alcanzado la realidad, o quizá la realidad había alcanzado la ficción y ahora estábamos viviendo nuestra propia película.

 

Noticias tan raras como que el papel de ba√Īo estaba escaso, que los precios de los geles para las manos estaban en 80 d√≥lares, o que los canceles en los supermercados estaban vac√≠os. Yo tuve que ir a la tienda para darme cuenta que efectivamente, la gente estaba haciendo compras de p√°nico y los pasillos de los productos comestibles y de limpieza se ve√≠an como las tiendas de Venezuela.

 

Ayer nuestro distrito escolar comunic√≥ que nuestras vacaciones de primavera, el famoso ‚Äúspring break‚ÄĚ se prolongar√° por dos semanas m√°s y no podemos entrar a la escuela de aqu√≠ a entonces.

 

Como lo he dicho en otros art√≠culos, el pueblo en donde vivo solo tiene 20 mil habitantes. Estas son cosas que normalmente se ven en las ciudades grandes como Nueva York, Los Angeles o Chicago. Ya hoy contamos en Missouri con la primera victima de la enfermedad y 28 casos confirmados, hace tres d√≠as solo ten√≠amos 5 casos confirmados, pero tal vez cuando ustedes lean este art√≠culo, ser√° un n√ļmero distinto.

 

Todo esto que comento hoy es a nivel local, en mi pueblo y mi Estado, solo multipliquen esto por 50, que son los Estados que forman los Estados Unidos.

 

No creo que lo peor sea la enfermedad en s√≠, pero la respuesta del gobierno, la cantidad de informaci√≥n y desinformaci√≥n de los noticieros y redes sociales, las consecuencias a corto y a largo plazo, el desplome econ√≥mico y de salud p√ļblica, s√≠ lo son.

 

Cuando pens√°bamos que lo peor que nos pod√≠a pasar era tener p√©simos l√≠deres, viene el coronavirus a corroborar la ley de Murphy. “Si puede ser peor, ser√° peor”‚Ķde este lado del muro‚Ķ y del otro lado del muro.

 

Todo material literal o grafico es propiedad de San Luis A Tiempo y no puede ser usado bajo ninguna circunstancia. © 2019 Derechos Reservados.

Scroll to top