El fútbol ha vuelto… El balón vuelve a rodar… Reviewed by Momizat on . CRÓNICA El futbol ha vuelto. El balón vuelve a rodar. Los corazones se agitan y la pasión aparece. La afición cierra sus heridas y abre los sentidos frente a lo CRÓNICA El futbol ha vuelto. El balón vuelve a rodar. Los corazones se agitan y la pasión aparece. La afición cierra sus heridas y abre los sentidos frente a lo Rating:
You Are Here: Home » Deportes » El fútbol ha vuelto… El balón vuelve a rodar…

El fútbol ha vuelto… El balón vuelve a rodar…

El fútbol ha vuelto… El balón vuelve a rodar…

CRÓNICA

El futbol ha vuelto. El balón vuelve a rodar. Los corazones se agitan y la pasión aparece. La afición cierra sus heridas y abre los sentidos frente a los retos que vienen. Hoy nuevamente hay fiesta en San Luis y es gracias al deporte.

Sobre un pasto amarillento por el abandono tras la intempestiva huida de los responsables de darle mantenimiento y bajo un enorme techo de tela, la “gente del futbol” se reunió para compartir los alimentos, para darle identidad a un proyecto y para comprometerse a que los colores del Atlético San Luis pronto sean de Primera División.

Es la entrega en comodato de las instalaciones deportivas del Camino a La Presa a la directiva del equipo, evento que reunió a líderes de cámaras empresariales, ex futbolistas profesionales glorias de nuestro balompié, empresarios, periodistas, patrocinadores, todos los que deberían estar, estuvieron.

En la mesa principal se instalaron quienes han hecho posible que el futbol profesional se mantenga en San Luis: los señores Jacobo Payán Latuff y su hijo Jacobo Payán Espinosa, los directivos encabezados por Jorge Puga Arriaga, el alcalde Mario García Valdéz y su esposa. A unos metros de ahí, los ídolos de antaño del futbol local, encabezados por el mejor extranjero que ha venido a México en todos los tiempos, el chileno Pedro “El Chico” Araya.

Desde antes de las 8.30 Jacobillo Payán recibió a los primeros asistentes. Las mesas estaban dispuestas para unas 200 personas, mientras personal del ayuntamiento montaba las escenografía a marchas forzadas y trataba de tapar el escudo del equipo para que fuera una sorpresa, cuando ya circulaba en las redes sociales libremente.

Los directivos llegaron enseguida. Jorge Puga, El Fanta Valadez, Jeppín Mahbub, el gerente administrativo Luis Torres Septién; los patrocinadores José María Padilla Hernández director general de Transportes Vencedor y José Martínez Chávez de Cementos Moctezuma. Media hora después, el lugar lucía repleto porque algunos regidores cargan con un séquito de ayudantes como si trabajaran en serio.

El empresario Jacobo Payán Latuff y el alcalde Mario García Valdéz no pararon de dar entrevistas, contentos por el acuerdo para que el Atlético San Luis tenga instalaciones dignas para prepararse. Jacobo Payán Espinosa atendió a los reporteros y les decía que el objetivo es llegar a la Primera Nacional lo más pronto posible y si es en un año, mejor.

Luego tomó el micrófono: hay algo que San Luis Potosí necesita de nosotros: unidad; y creemos que el futbol es un medio para esto. Esperamos que el resultado no sea la suma de mas o menos goles, sino convertir a cada potosino en un abanderado de nuestros más anhelados valores.

Y asumió el reto: hoy, nuevamente, un grupo de empresarios herederos de este legado y orgullosamente potosinos nos damos a la tarea de regresar esta pasión por el futbol a la ciudad. Tenemos un pasado que nos motiva a trabajar en el presente y sembrar en el futuro para las siguientes generaciones.

Ya encarrerado afirmó que “aquí se forjarán los futuros talentos deportivos y los sueños de pequeños habrán de volverse realidad, con el nuevo centro de formación infantil y juvenil de futbol, además gracias a este apoyo recibido se contará con la inclusión de un equipo de segunda división y de tercera división profesional, para poder cobijar a jóvenes potosinos con talento que veían truncado su futuro”.

A partir de ahora, dijo, iniciamos juntos la recuperación de nuestra identidad y valores. El futbol tiene la magia que mueve nuestra pasión y despierta nuestras más grandes emociones.
Muy atento, el “Chico” Araya, a quien el maestro Carlos Reynoso le decía “maestro”, sonreía. Sobreviviente de una cama de hospital, desayunó, platicó y bromeó con otras glorias del futbol de antaño como Marco Antonio Martínez, El Pollo Arteaga. Cómo explicarle a las nuevas generaciones de futbolistas quien fue Araya, cómo decirles que es el mejor extranjero que ha pisado las canchas mexicanas, cómo presumirles que cuando tocaba el balón el público se ponía de pié para ver su magia.

Con una voz tímidamente salida de su cansado pecho, alcanzó a decir unas palabras para San Luis a Tiempo. “Me parece excelente que este equipo lo haya ‘agarrado’ la familia Payán, padre e hijo, porque es gente que sabe de futbol, eran los indicados y estoy seguro que la gente regresará y se identificará con el equipo”. Y si alguien conoce al “Chico” Araya es Jacobo Payán, quien en los setenta lo trajo a San Luis cuando nadie creía que lo lograría, porque el Santos de Brasil lo había buscado ya que el rey Pelé, lo quería en su escuadra.

Luego vino la develación del escudo oficial, que ya todos conocía, la foto en la cancha principal y el recorrido por las modernas instalaciones, con gimnasio, cámara hiperbárica, sala médica, vapores, oficinas, instalaciones para presumir y a la altura de cualquier equipo.

Así es como el futbol ha regresado a San Luis. Así es como el balón vuelve a rodar. Así es como la afición, equipo y directivos, empiezan el camino rumbo a la Primera División Profesional.

Todo material literal o grafico es propiedad de San Luis A Tiempo y no puede ser usado bajo ninguna circunstancia. © 2016 Derechos Reservados.

Scroll to top