DEL OTRO LADO DEL MURO… Reviewed by Momizat on . Por: Ana Reed   MIGRANTES, MOTOR DE LA AGRICULTURA EN LOS ESTADOS UNIDOS.   Una de las industrias más grandes que mueve la economía en los Estados Uni Por: Ana Reed   MIGRANTES, MOTOR DE LA AGRICULTURA EN LOS ESTADOS UNIDOS.   Una de las industrias más grandes que mueve la economía en los Estados Uni Rating: 0
You Are Here: Home » Opinión » Columna del Día » DEL OTRO LADO DEL MURO…

DEL OTRO LADO DEL MURO…

Por: Ana Reed

 

MIGRANTES, MOTOR DE LA AGRICULTURA EN LOS ESTADOS UNIDOS.

 

Una de las industrias más grandes que mueve la economía en los Estados Unidos es la agricultura. Esta industria no podría sobrevivir sin el trabajo arduo de los trabajadores migrantes hispanos. Cada año entre 3 y 5 millones de trabajadores agrícolas, migran de un estado a otro para trabajar en los campos de cultivo, empacadoras o grandes viveros.

 

Es muy difícil estimar el número exacto de jornaleros agrícolas, ya que poco más del 50 % de ellos viven de manera ilegal en el país y muchos otros son menores que edad, que aunque sean ciudadanos americanos, legalmente no están autorizados para trabajar.

 

Hombres solos o con su familias se mueven a lo largo y ancho del país, en promedio 11 veces al año. Empiezan piscando en Florida siguiendo las cosechas a Carolina del Norte, Ohio, Michigan, Nueva York y algunos van tan lejos como Maine.

 

Otros empiezan en el sur de Texas y van a la región de los Grandes Lagos al norte. Y los que se mueven en el lado oeste del país van de California a lo largo del pacífico a Oregón y el estado de Washington, hasta las Dakotas.

 

A finales de 1800 y principios de 1900, los migrantes eran de nacionalidades europeas, asiáticas y latinos. En la actualidad se estima que 83 % son mexicanos, mexico-americanos y guatemaltecos, en su mayoría, de los cuales el 73 % son hombres de entre 13 y 66 años de edad.

 

Las condiciones de vida de los migrantes son extremas y por debajo de los estándares económicos y humanos, ya que muchos de ellos apenas ganan alrededor de 10 mil dólares al año, que se considera un salario de pobreza. Trabajan hasta 12 horas al día incluyendo sábados y domingos, no gozan de servicio médico ni otras prestaciones y si son indocumentados, en muchos casos ni siquiera reciben todo su sueldo. El que les haga “favor” de cambiar el cheque o pagar, se queda con una parte. Y por si todo esto no fuera suficiente, también sufren de acoso policiaco.

 

En general, estas son las condiciones en las que los migrantes o jornaleros agrícolas viven acá, de este lado del muro, en donde no los quieren por ser “ilegales”, pero que definitivamente los necesitan por ser el motor que mueve la economía agrícola, una condición que tarde o temprano el gobierno tendrá que arreglar.

 

Todo material literal o grafico es propiedad de San Luis A Tiempo y no puede ser usado bajo ninguna circunstancia. © 2016 Derechos Reservados.

Scroll to top