ENSEÑANDO EN LA PANDEMIA DE COVID-19 – DEL OTRO LADO DEL MURO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Por: Ana Reed

@anaisreed

Muchos me preguntan cómo me fue el año pasado enseñando en los meses del COVID, lo que pueda yo contar no creo que refleje las condiciones en las que miles de maestros estamos trabajando, pero haré mi mejor esfuerzo para no caer en el drama y ser lo más positiva posible.

Aunque en muchas escuelas del país empezaron las clases en línea, nuestro distrito escolar empezó clases presenciales con opción a clases en línea. Esto es porque en los Estados Unidos las escuelas funcionan por distritos escolares y toman decisiones de manera independiente.

Así que desde agosto hemos estado trabajando con la gran mayoría de los estudiantes en el salón de clase, usando cubrebocas, gel antibacterial y tratando de mantener una distancia que es imposible, por el tamaño de los salones y el número de estudiantes en ellos. Sobre todo, porque muchos estudiantes, no sienten que el COVID es algo que los pueda matar.

En realidad, esto es lo menos complicado de dar clases presenciales porque son las condiciones que podemos controlar. Lo que no se puede controlar son los maestros y estudiantes que han tenido que quedarse en la casa ya sea porque son COVID positivo y tuvieron contacto cercano con alguien que dio positivo. Entonces hay que enseñar no solo a los estudiantes que están tiempo completo en línea, sino que hay que producir material para los muchachos que se quedaron en sus casas dos semanas por estar en cuarentena, que no son en línea completamente y no están en la clase completamente, pero que no podemos dejar que se atrasen.

Estamos de acuerdo que, tanto enseñar como aprender en los tiempos de COVID es un reto, pero la cantidad de trabajo para los maestros y las expectativas se salen de la realidad, porque los estudiantes y los padres tuvieron la oportunidad de escoger, los maestros no.

Sin embargo, debo decir que agradezco a mi distrito escolar haber abierto la escuela y darnos la oportunidad de tener el contacto físico con los muchachos, los cuales han sido muy super considerados y lindos. Y puedo decir esto tal vez porque soy una persona sana y deportista, pero según las estadísticas, 1 de cada 3 maestros han expresado que están pensando en renunciar o retirarse antes de tiempo.

Lo positivo que el COVID ha traído a la enseñanza es que ya es un hecho eso que desde hace años vivo escuchando: el “teaching on the 21st century” Enseñando en el siglo 21, pero no se nos habían dado las herramientas tecnológicas del siglo 21, las cuales con la pandemia finalmente han llegado.

Aprender nuevas tecnologías y habilidades porque antes nunca teníamos tiempo, y las escuelas ya nos están dotando de computadoras y equipo a los estudiantes y a los maestros porque, aunque no lo crean, Estados Unidos también tiene pobres y zonas sin wifi.

En conclusión, que concuerdo en lo que dicen que, -literal- lo que no te mata te hace fuerte, y si no hemos aprendido algo durante estos meses de tantos desafíos, no hemos aprendido nada de la vida… para el mundo y de este lado del muro.

Noticias similares
DESTACADAS
Sigue navegando
Reproducir vídeo

San Luis a Tiempo es un medio de información, líder en la cobertura informativa a través de canales digitales. Desde hace 10 años, informamos verazmente sobre el acontecer de San Luis Potosí.

San Luis a Tiempo, las noticias de San Luis Potosí cuando lo necesitas. Copyright © Todos los derechos reservados 2020.